Estamos a su disposición para sus preguntas y comentarios.

Intolerancias

Las personas con intolerancia alimenticia no pueden digerir ciertos componentes de los alimentos. La intolerancia alimenticia es mucho más común que las alergias alimentarias, donde el sistema inmunológico del cuerpo reacciona a componentes inofensivos de la dieta y, a menudo, reacciona de forma cruzada con alergias al polen.

La intolerancia alimenticia se manifiesta con más frecuencia en caso de productos lácteos (la denominada intolerancia a la lactosa), frutas y fructosa, y alimentos que contienen histamina, como el chocolate, la piña, las nueces o las legumbres. El gluten, un componente de numerosos cereales, también provoca dificultades en muchas personas.

Las intolerancias pueden producirse cuando el sistema digestivo no se ha optimizado para los componentes del alimento que está dividiendo.

Último artículo

¿Qué intolerancias alimenticias existen?

A continuación, te presentamos un listado de intolerancias alimentarias más comunes y explicamos su origen.

Intolerancia a la lactosa

En el caso de la intolerancia a la lactosa es una intolerancia alimenticia muy común, el cuerpo no puede digerir el azúcar de la leche (también denominado lactosa) incluido en todos los productos lácteos. Esto se debe a que falta la enzima correspondiente para la descomposición de la lactosa, razón por la cual no se digiere y termina en el intestino grueso. Entonces se producen procesos de fermentación, que producen gases e inflan el abdomen. Además, el intestino grueso absorbe cada vez más agua porque la lactosa se combina con agua. Por lo tanto, el intestino se llena más rápido de lo normal con heces cada vez más descompuestas. La descomposición de la lactosa también produce ácidos que estimulan el movimiento intestinal y provocan calambres. Las consecuencias son claras: flatulencia, calambres y diarrea.

Absorción inadecuada de la fructosa

No debe confundirse la intolerancia congénita a la fructosa con la absorción inadecuada de la fructosa adquirida. A esta última se la denomina intolerancia, pero es mucho más inocua que la denominada intolerancia congénita a la fructosa, que se basa en un defecto genético y provoca un trastorno metabólico importante. Las personas con esta intolerancia alimenticia no pueden consumir ni la más mínima cantidad de fructosa. Por otro lado, la absorción inadecuada de la fructosa no es congénita y, por norma general, permite que los afectados consuman pequeñas cantidades de fructosa. Esta forma de intolerancia alimenticia afecta a la fructosa, que llega al intestino grueso sin digerir, lo que produce flatulencias, calambres y diarrea.

Intolerancia al gluten

El gluten es la denominada proteína del trigo, que se encuentra en muchos cereales. Tan pronto como la mucosa intestinal de las personas afectadas entra en contacto con el gluten, se inflama debido a una reacción inmune del cuerpo. Esto causa síntomas como náuseas, dolor abdominal, calambres abdominales, diarrea o estreñimiento. Dado que la inflamación disminuye con la eliminación del gluten, los problemas pueden evitarse con una dieta sin gluten. Existen varios tipos de incompatibilidades: enfermedad celíaca, alergia al trigo y sensibilidad al trigo. Ninguna de las tres formas tolera el consumo de trigo.

Identificar y reaccionar ante las intolerancias

Los problemas son similares en la mayoría de las intolerancias (flatulencia, dolor abdominal o diarrea) y, con frecuencia, no se asocian a ninguna intolerancia y los afectados los sufren en silencio. Incluso si los afectados acuden al médico, el diagnóstico resulta complicado. Las intolerancias a la lactosa y la fructosa suelen diagnosticarse con una prueba de aliento, la intolerancia al gluten con una prueba de sangre o una incómoda dieta de evitación.

Sin embrgo, INTEST.pro, el análisis de la flora intestinal de BIOMES, puede sacar conclusiones sobre la probabilidad de sufrir intolerancias con una sola muestra de heces.

Con el INTEST.pro, obtienes todo lo que necesitas para recoger fácilmente una muestra en casa: un bastoncillo de algodón estéril para obtener una pequeña muestra de heces del papel higiénico usado, un tubo de ensayo con una solución que preserva el ADN de tus bacterias intestinales y un sobre de devolución prepagado para enviar tu muestra al laboratorio de BIOMES.

De dos a cuatro semanas después, los resultados de tus análisis te darán información sobre muchos aspectos diferentes de tu salud intestinal. Además, recibirás recomendaciones nutricionales.

Descubre:

  • ¿Qué tan intacta está su mucosa intestinal?
  • ¿Cómo están los indicadores de inflamación y estreñimiento?
  • ¿Qué tan bien digieres ciertos componentes de tu comida?
  • ¿Qué tan bien apoyan tus bacterias a tu sistema inmunológico y a la síntesis de vitaminas?
  • ¿Te faltan las bacterias necesarias para digerir la lactosa y la fructosa?
  • ¿Absorbes más calorías de las necesarias de los alimentos gracias a tus bacterias?

Más información sobre INTEST.pro El test intestinal de BIOMES

¿Cómo analizamos tu flora intestinal? ¿Qué incluye exactamente la prueba? ¿Dónde puedes comprar INTEST.pro?
¿Y cómo protegemos tus datos?

Nuestros socios:
EFRE Logo