Estamos a su disposición para sus preguntas y comentarios.
Gewürze Nahaufnahme Hausmittel Darmfloraaufbau
,

Diez remedios caseros para recuperar la flora intestinal

Cuando sufrimos una infección de garganta o de oídos, lo más probable es que el médico nos recete un antibiótico que nos ayudará a luchar contra las bacterias que nos la han causado. No obstante, ese antibiótico también acabará con muchas de las bacterias buenas, la mayor parte de ellas alojadas en nuestro intestino. Las bacterias presentes en una flora intestinal sana ayudan a:  

  • digerir los alimentos que ingerimos y a producir vitaminas, 
  • garantizar la estabilidad del sistema inmunológico. 

El problema está en que cuando tomamos antibióticos, por ejemplo, estamos alterando nuestra flora intestinal. Cuando esto ocurre es importante que intentemos regenerarla, de lo contrario podríamos acabar enfermando una y otra vez. Pero no solo los antibióticos pueden dañar tu flora; el alcohol, los alimentos grasos o dulces y el estrés son también perjudiciales. Después de fiestas, vacaciones o fases estresantes no sólo debes descansar, sino también pensar en tus intestinos y reconstruir su flora. 


  1. Para regenerar la flora intestinal intenta que tus bacterias buenas se multipliquen 
  2. Alimentos que regeneran la flora intestinal 

Para regenerar la flora intestinal intenta que tus bacterias buenas se multipliquen 

El 85% de las bacterias que constituyen tu microbiota o flora intestinal son “buenas”, ya que se aseguran de que tu digestión se lleve a cabo correctamente y de que el sistema inmunológico funcione bien. El 15% restante son las llamadas bacterias putrefactas que, aunque suene mal, no pueden hacerte daño mientras sean minoría. El problema estriba en que si no sigues una dieta equilibrada y consumes demasiado azúcar, carne o comida preparada estás generando un auténtico paraíso para las bacterias putrefactas que empezarán a multiplicarse como locas.  

‘; ¿Sabías que albergamos en nuestro cuerpo unos 100 billones de bacterias de unas 400 especies diferentes? El número de bacterias intestinales de nuestra flora es 10 veces mayor que el número de células de nuestro cuerpo y aproximadamente el 95% viven en el colon. 

Esto supone que la influencia de una dieta sana en la composición de la microbiota intestinal es determinante y que, en gran medida, depende de nosotros el equilibrio de nuestra propia flora intestinal. Para ayudar a las bacterias buenas a multiplicarse no tienes que tomar medicamentos; con estos 10 remedios caseros puedes regenerar la flora intestinal, tus intestinos volverán a funcionar como un reloj y te sentirás en plena forma. 

Alimentos que regeneran la flora intestinal 

Si queremos ayudar a nuestra flora intestinal, debemos seguir una dieta equilibrada ya que, cuando comemos, estamos alimentando también a los miles de organismos que habitan en nuestro intestino. Mediante el consumo de prebióticos y probióticos ayudamos a mejorar, restaurar y mantener nuestra flora intestinal sana. Estos son los alimentos que pueden ayudarte: 

Yogur natural y kéfir 

Estos dos productos lácteos te ayudan a fortalecer y a recuperar la flora intestinal. Pero ¿cómo lo consiguen? La mayoría de las bacterias presentes en el intestino son productoras de ácido láctico que se asegura, entre otras cosas, de procesar la lactosa y de mantener bajo el pH del intestino. Al mantener un pH bajo se crea un ambiente ácido en el que solo las bacterias malas no se sienten a gusto. El yogur y el kéfir son alimentos probióticos y, por lo tanto, contienen bacterias vivas que consumimos al ingerirlos. Si terminan en tus intestinos, irán directos al trabajo, desplazando a las bacterias malas. 

Si consumes yogur natural o kéfir con regularidad mantendrás tu flora intestinal equilibrada. Ambos alimentos contienen principalmente las cepas bacterianas Lactobacillus y Bifidobacterium pero se diferencian en que: 

Kéfir

Mayor concentración de bacterias Menos lactosa Sabor fuerte

Yogur

No es apto para las personas intolerantes a la proteína de la leche Sabor suave

Asegúrate de que no estén pasteurizados porque las bacterias del ácido láctico mueren cuando se calientan y entonces no te servirá de nada consumirlos.

Bebida de pan 

En una flora intestinal sana, el valor del pH oscila entre 5.0 y 6.0, lo que supone que existe un entorno ácido en el que las bacterias putrefactas no se sienten particularmente bien y esto es bueno para nuestra salud. Pero si este valor pH cambia, las bacterias malas se multiplican y luchamos contra la flatulencia, la diarrea, el estreñimiento o incluso cosas peores. Con la bebida de pan se reconstruye la flora intestinal y se estimula el movimiento de los intestinos. De esta manera, los restos de alimentos difíciles de digerir y las bacterias muertas se transportan rápidamente fuera de tu intestino.  

Hay que acostumbrarse al sabor de esta bebida, pero un pequeño vaso al día puede ayudarte a regenerar tu microbiota intestinal rápidamente. Está hecha de pan fermentado de masa madre natural y se lleva a cabo mediante el siguiente proceso: 

  • Primero se hornea el pan y se desmenuza. 
  • Luego se coloca en cubas con agua de manantial. 
  • Allí se fermenta durante varios meses para que prosperen el ácido del pan y las bacterias del ácido láctico. 
‘; Chucrut o col fermentada
‘; Semillas Semillas de psyllium, de lino o linaza, de chía
‘; Sustancias amargas
‘; Alcachofas de Jerusalén

Chucrut o col fermentada 

Si prefieres ingerir alimentos sólidos, el chucrut fermentado es un buen remedio casero no solo para regenerar la flora intestinal, sino también para limpiarla. Este alimento no solo contiene bacterias de ácido láctico, sino también fibra que ayuda a eliminar todas las sobras de los intestinos y la propia estructura del chucrut favorece su efecto de limpieza.  

Lamentablemente el chucrut de lata no sirve porque ha sido calentado previamente para conservarlo durante más tiempo. Puedes conseguir chucrut fresco y fermentado en tiendas de alimentos naturistas o en establecimientos donde vendan productos orgánicos. Lo ideal sería que durante dos días te alimentaras solo a base de chucrut, pero es suficiente tomar, al menos, una porción semanalmente. Si necesitas una consistencia diferente después de tanta col fermentada, puedes darte el gusto de tomar un vaso de jugo de chucrut en su lugar. 

Semillas de psyllium 

Las cáscaras de psyllium son una fibra dietética de gran ayuda para la limpieza intestinal. Estas se hinchan en el intestino y luego, lentamente, se abren camino a través de él recogiendo residuos de alimentos no digeridos y capas de mucosidad depositada, entre otras cosas. Estas semillas son especialmente útiles en los casos de estreñimiento.  

Recomendación para su ingesta: 

  • Lo ideal es consumir unos 10 gramos de semillas de psyllium al día repartidos en una, dos o tres porciones.  
  • Revuelve una cucharadita de las semillas en un cuarto de litro de agua para que sean más fáciles de tragar. Si te cuesta, puedes optar por consumirlas en polvo. Después de tomarlas es recomendable tomar un vaso o dos de agua, puesto que es como se hinchan. 

Semillas de lino o linaza 

Las semillas de lino o linaza, al igual que las de psyllium, también ayudan contra el estreñimiento porque son una gran fuente de fibra. Para tomarlas tienes varias opciones: 

  • Lo mejor es triturarlas porque, de esta forma, pueden procesarse mejor en los intestinos. Revuelve dos cucharadas en agua o yogur o agrégalas a tu bol de cereales.  
  • También puedes tomarlas en forma de aceite, ya que es una opción un poco más suave que las semillas. Basta con una cucharadita de aceite de linaza a diario. Tiene un sabor un poco extraño, un tanto mohoso, pero si lo tomas con queso quark y patatas puede ser muy sabroso.  

Consejo: Asegúrate de comprar solo aceites buenos porque son muy sensibles a la luz y, por lo tanto, no se conservan bien durante mucho tiempo. Ten siempre presente que un buen aceite de linaza se venderá en una botella oscura.  

Semillas de chía 

Las diminutas semillas de chía son un gran alimento para regenerar la flora intestinal y una auténtica fuente de energía para tus intestinos porque contienen: 

  • una gran cantidad de fibra, 
  • antioxidantes, 
  • omega-3, 
  • proteínas, 
  • vitaminas, 
  • minerales. 

Aportan una duradera sensación de saciedad porque se hinchan mucho en el intestino, abriéndose camino a través de él y recogiendo todas las toxinas. Esto ayuda, por ejemplo, a aliviar las molestias causadas por el colon irritable y a estimular la digestión. 

Su modo de preparación es muy sencillo: vierte una cucharada de semillas de chía en líquido o yogur porque solo de esta forma pueden hincharse bien en el estómago. Muchos mueslis ya contienen semillas de chía, aunque también puedes comprarlas por separado en diversos establecimientos como supermercados, herboristerías o en tiendas de alimentos orgánicos. No te sorprendas si al ir al baño encuentras muchas entre las heces; es completamente normal. 

Sustancias amargas 

Las sustancias amargas no suelen gustar a todo el mundo. Sin embargo, las alcachofas, ortigas, ajenjo, dientes de león, achicoria, pomelo, jengibre o fenogreco son alimentos buenos para regenerar la flora intestinal. Las sustancias amargas destacan sobre el resto porque tienen: 

  • efecto antibacteriano, 
  • promueven la circulación de la sangre en el estómago y los intestinos,  
  • alivian las náuseas, 
  • estimulan la digestión para expulsar rápidamente las toxinas.  

Alcachofas de Jerusalén 

Tienen un aspecto similar al del jengibre y saben un poco a alcachofa. El tubérculo o raíz de la planta de la alcachofa de Jerusalén proviene de América Central y, hoy en día, puede conseguirse en muchos supermercados. Pertenece a los llamados prebióticos. Son fibras vegetales que actúan como una especie de fertilizante que favorece el crecimiento de las bacterias buenas del intestino. Son carbohidratos que no se pueden digerir, pero que suponen un excelente alimento para las bacterias del ácido láctico porque permiten a las bacterias prosperar y restaurar el orden en los intestinos.  

Diversas opciones para consumirlo: 

  • Si tomas el tubérculo fresco puedes rallarlo, como suele hacerse con el jengibre, en otros alimentos como batidos o ensaladas.  
  • También existe en el mercado jugo de alcachofa de Jerusalén puro. Puedes beber un pequeño vaso diariamente.  

Agua 

Parece algo obvio, pero con frecuencia se descuida la ingesta de agua. Ten en cuenta que tu cuerpo está formado en un 50 o 60 por ciento por agua y que, para que todos los órganos funcionen bien, necesitan disponer de suficiente líquido. Tus intestinos también. Para que puedas eliminar todas las sustancias innecesarias, bebe de 1,5 a 2 litros de agua al día: 

  •  El agua sin gas es mejor porque el ácido carbónico promueve la flatulencia.  
  •  Si bebes agua del grifo, primero debes comprobar su calidad y filtrarla si fuera necesario.  
  • Hay quienes se animan a beber un vaso de agua caliente por la mañana con el estómago vacío. Esto te despertará rápidamente y tus órganos y tu estómago e intestinos comenzarán a trabajar. 

Estilo de vida saludable: movimiento y relajación 

Ya sea por estrés, por una mala nutrición, por la ingesta de medicamentos o por dormir poco; son muchos los factores que pueden influir en que tu cuerpo pierda el equilibrio. Además de una buena alimentación, el ejercicio físico y la relajación mental también son importantes para restaurar la flora intestinal: 

  • El ejercicio estimula la actividad intestinal, la peristalsis se acelera y los contaminantes se expulsan más rápidamente.  
  • Los deportes de resistencia como correr, la natación y el ciclismo son los más adecuados para esto.  
  • No tienes que exagerar si no eres un gran deportista; basta con un buen paseo por el bosque o el parque para lograr tu objetivo. Ten en cuenta que el sobreesfuerzo físico y mental puede tener un efecto negativo en tu intestino porque demasiada actividad física y estrés puede producir el bloqueo del sistema digestivo. Desconectarte de vez en cuando, hacer algo agradable o acostarte temprano te hará sentir genial y le dará a tu flora intestinal la oportunidad de regenerarse. 

¿Quieres conocer tus bacterias intestinales, favorecer y regenerar tu flora intestinal? 

¡Hazte un test! Con INTEST.pro de BIOMES, un autotest intestinal para hacer en casa, puedes: 

  • Comprender tus malestares intestinales 
  • Identificar las deficiencias inmunológicas 
  • Reducir los problemas de peso 

El análisis de tus bacterias intestinales te dará información sobre tus debilidades individuales y recomendaciones nutricionales personalizadas que pueden ayudarte a recuperar el equilibrio. 

Más información sobre INTEST.pro El test intestinal de BIOMES

¿Cómo analizamos tu flora intestinal? ¿Qué incluye exactamente la prueba? ¿Dónde puedes comprar INTEST.pro?
¿Y cómo protegemos tus datos?

http://sc.biomes.world/wp-content/uploads/2021/04/paul-400x360.jpgasd
Paul Dr. Hammer
CEO & Founder
Dr. Paul Hammer ist Gründer und CEO der Biomes NGS GmbH. Paul promovierte 2012 in Systembiologie und Bioinformatik.
To the expert profile

You might also be interested in…

Close Up müssen Medikamente sein?
La flora intestinal tras la ingesta de antibióticos

Los antibióticos son medicamentos que se utilizan habitualmente para tratar las enfermedades producidas por infecciones bacterianas; se basan en la [...]

gesundes Essen, gesunder Darm!
Esta comida hará feliz a tu intestino…

... y también a ti! Desde hace tiempo, los científicos han estado investigando una conexión entre las emociones y la [...]

Gute und schlechte Bakterien in deinem Darm
Bacterias buenas y malas en tus intestinos: ¡No estás solo!

Aprende cómo tus miles de millones de bacterias siempre están ahí para ti En el departamento de limpieza de una [...]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestros socios:
EFRE Logo