Un intestino sano

El intestino es un órgano extraordinario: al igual que el cerebro, tiene un sistema autónomo de células nerviosas. Además, los microorganismos de la flora intestinal parecen influir no sólo en la digestión, sino también en la salud mental y física general. La ciencia recién está empezando a entender exactamente lo que sucede en el intestino. Sin embargo, cada vez está más claro que hay algo más que flatulencia y diarrea cuando la salud intestinal se ve afectada.
 

Por qué un intestino en buen estado y una flora intestinal sana son importantes

Si el intestino no está sano, esto puede manifestarse de muchas maneras. La diarrea y el dolor abdominal son síntomas que a menudo se presentan en un intestino enfermo. A veces la salud del intestino es atacada constantemente. Una de las enfermedades intestinales crónicas más comunes la enfermedad de Crohn es cuando la mucosa intestinal está permanentemente inflamada. Hay muchas causas para el desarrollo de enfermedades intestinales. Siempre es mejor averiguar las causas individuales consultando a un médico..
Por otra parte, el intestino y su salud parecen estar directamente relacionados con otras enfermedades físicas y mentales. La investigación sobre este tema se centra en la totalidad de todos los microorganismos del intestino. Se llama microbioma o flora intestinal. La investigación ha demostrado que muchas enfermedades están asociadas a un cambio en el microbioma. Los científicos aún no han sido capaces de aclarar de manera concluyente cuál es la causa y cuál es la consecuencia. No obstante, es posible que exista una conexión directa entre el estado de la flora intestinal y muchas enfermedades diferentes que, inexpertamente no se asocian inicialmente con el intestino como desencadenante. Estos incluyen cuadros clínicos como:


Depresión


Alergias


Trastornos de ansiedad


Alzheimer

Un intestino sano con un microbioma rico en especies puede ser importante para todo el organismo en determinadas circunstancias.

¿Qué es bueno para el intestino?

La flora intestinal de cada ser humano es eminentemente individual. Los microbiomas difieren en el número de especies bacterianas que se encuentran en el intestino. Hasta ahora, se ha asumido que una gran variedad de especies es beneficiosa para la salud. La buena noticia es que el microbioma cambia a lo largo de la vida y que la nutrición juega un papel importante. La no tan buena noticia, es que no es tan fácil comer sano.

Los alimentos probióticos como el yogur o el chucrut, el kéfir y el kimchi contienen microorganismos y su consumo puede ser bueno para los intestinos. Una dieta rica en fibra como lentejas, arándanos y manzanas también puede ayudar. Los alimentos que contienen polifenoles también tienen un efecto positivo. Esta sustancia vegetal se encuentra, por ejemplo, en el té verde, el brócoli y las almendras. Sin embargo, esto no significa que el consumo de estos alimentos genere automáticamente una flora intestinal sana con los microorganismos adecuados.

No todo el mundo necesita las mismas sustancias en las mismas cantidades para crear una flora intestinal saludable. Incluso puede darse el caso de que los microbiomas de dos personas son muy diferentes y, sin embargo, ambos tienen un intestino sano. Es por eso que diferentes personas necesitan diferentes cosas para fortalecer sus intestinos. La mejor manera de asegurar el microbioma en el propio abdomen es averiguando primero en qué estado se encuentra.


Descubre lo que necesitas para tener un intestino sano

Para aprender más acerca de su microbioma, necesitas tomar una muestra de heces y hacerla analizar. Con el autotest INTEST.pro de BIOMES puedes hacerlo en tu casa de forma rápida y sencilla. Te enviaremos un kit que contiene un bastoncillo de algodón con el que podrás tomar una muestra heces. Una vez tomada la muestra, nos envías el bastoncillo de vuelta en el recipiente correspondiente. Analizamos la muestra y preparamos los resultados para que sean fáciles de entender . No sólo descubrirás cuáles son los puntos débiles de tu flora intestinal, sino que también recibirás recomendaciones sobre cómo mejorar tu salud intestinal. De esta manera, podrás saber, por ejemplo, cómo puedes mejorar tu digestión, tu sistema inmunológico o tu consumo de calorías.