Enfermedad de Crohn: opciones terapéuticas

Si las molestias se producen en el tracto gastrointestinal, el diagnóstico de la causa a menudo sólo es posible después de largos exámenes y muchas visitas al médico. Dado que las enfermedades intestinales a menudo se manifiestan en síntomas similares, la causa de las molestias a menudo no es fácil de determinar. Una de las muchas enfermedades intestinales crónicas es la enfermedad de Crohn. ¿Cuáles son los síntomas de esta enfermedad? ¿Qué terapias existen?

Enfermedad de Crohn: Una breve definición

La enfermedad de Crohn es una inflamación crónica del intestino; el nombre de la enfermedad se remonta a su descubridor, el médico Dr. Burrill Bernard Crohn. Los puntos débiles del sistema inmunológico de la persona afectada favorecen inflamaciones en el intestino. Las relaciones exactas entre las defensas inmunitarias y las dolencias intestinales aún no se han investigado a fondo. Probablemente también una disposición genética favorece el brote de la enfermedad de Crohn, al igual que las condiciones ambientales y la interacción entre el sistema inmunológico y las bacterias intestinales.

La enfermedad de Crohn generalmente ocurre por primera vez en la adolescencia o a principios de la edad adulta. Sin embargo, la enfermedad también puede estallar tarde o temprano y afectar a ambos sexos por igual. Antes de que la enfermedad de Crohn pueda ser tratada, es necesario un examen completo de todo el tracto gastrointestinal, ya que las inflamaciones pueden ocurrir en todas las áreas del intestino, el esófago, el estómago e incluso en la cavidad oral.

Terapia para la enfermedad de Crohn: Varias opciones de tratamiento

Ahora, ¿qué ayuda contra la enfermedad de Crohn? La respuesta a esta pregunta depende, entre otras cosas, de la gravedad de los síntomas y de la gravedad de la enfermedad. No todos los pacientes reaccionan con los mismos síntomas a las inflamaciones en el intestino. El momento del diagnóstico juega un papel importante en la terapia de la enfermedad de Crohn. Cuanto más tiempo pase la enfermedad sin ser detectada y cuanto más avanzada esté, más profundas suelen ser las inflamaciones y más se habrán extendido.
Todavía no hay cura para la enfermedad de Crohn. Sin embargo, con ciertos medicamentos, es posible aliviar el dolor y acortar una recaída aguda tanto como sea posible.

Los siguientes medicamentos son adecuados para el tratamiento de la enfermedad de Crohn:

  • Analgésicos: para aliviar el dolor en el tracto gastrointestinal
  • Antiespasmódicos: para aliviar los calambres estomacales dolorosos
  • Antiinflamatorios: para inhibir la inflamación y reducir las recaídas agudas (p. ej., antibióticos, preparados de cortisona o inmunosupresores)
La terapia de la enfermedad de Crohn con cortisona no es adecuada como tratamiento permanente; la cortisona debe tomarse durante un máximo de unas pocas semanas. Los pacientes que no han sido tratados con cortisona o que han sido tratados con cortisona varias veces durante el último año pueden ser tratados con inmunosupresores como alternativa. Esto también es adecuado para la terapia a largo plazo.

En el caso de un diagnóstico muy tardío, la enfermedad de Crohn por lo general ya no puede ser tratada sólo con medicación; a menudo es necesaria una intervención quirúrgica. Se extirpan las áreas inflamadas del intestino. Independientemente de la gravedad de la enfermedad, se recomienda con urgencia realizar controles regulares para detectar y prevenir la propagación de las zonas inflamadas en una fase temprana.

Enfermedad de Crohn: ayuda alternativa y autoayuda

Las constantes náuseas, vómitos y/o diarrea pueden quitarle el apetito a la persona afectada a largo plazo; el resultado suele ser una dieta inadecuada y desequilibrada. Es particularmente importante para los que padecen la enfermedad de Crohn comer de forma regular y tan nutritiva como sea posible debido a la afección del intestino. Los nutricionistas pueden ayudar a los afectados a recuperar la calidad de vida a pesar de la enfermedad de Crohn con la ayuda de una dieta adecuada.

Sin embargo, las personas afectadas deben ser conscientes de que una dieta adaptada no puede curar la enfermedad de Crohn. Sin embargo, puede ser de gran ayuda en el caso de padecer la enfermedad de Crohn. La dieta requerida individualmente siempre depende de la gravedad de la inflamación y de cualquier intolerancia alimentaria.

No se recomiendan alimentos flatulentos ni frutas y verduras crudas en la enfermedad de Crohn. También es aconsejable que las personas con enfermedad de Crohn se sometan a pruebas de detección de alergias e intolerancias alimentarias y que eviten estrictamente los alimentos que ingieren.

Si la diarrea es frecuente, es muy importante beber mucho líquido para proporcionar al cuerpo suficiente líquido. Un curso severo de la enfermedad puede requerir la ingesta de suplementos dietéticos (hierro, vitaminas, ácido fólico, calcio, magnesio y/o zinc) y, en casos extremos, nutrición por sonda nasogástrica.
La enfermedad de Crohn no se puede curar, por lo que el tratamiento se concentra en mejorar de forma sostenible la calidad de vida del paciente para que pueda llevar una vida en su mayor parte normal. Un cambio en la dieta, prácticas de relajación como yoga o entrenamiento autogénico o acupuntura complementan y apoyan de manera significativa una terapia de la enfermedad de Crohn. Sin embargo, no reemplazan el tratamiento con medicamentos recetados por un médico.

Además, los complementos alimenticios probióticos han demostrado ser una opción terapéutica prometedora para las enfermedades inflamatorias intestinales. Los probióticos son microorganismos vivos, que pueden influir positivamente en la salud del paciente, si se utilizan correctamente.

Identificar las bacterias intestinales con INTEST.pro

Las primeras indicaciones de un posible desequilibrio en el intestino se pueden obtener mediante una examinación de heces completa. Los expertos de BIOMES han desarrollado el INTEST.pro con este fin. El autotest intestinal se basa en un método según los últimos estándares científicos1. Puede utilizarse, por ejemplo, para identificar una posible tendencia a las intolerancias alimentarias. Los resultados de las pruebas de heces en un laboratorio de BIOMES estarán a tu disposición en un panel de control en línea y conforme a las normas de privacidad.

1. Cao Y, Fanning S, Proos S, Jordan K and Srikumar S. A Review on the Applications of Next Generation Sequencing Technologies as Applied to Food-Related Microbiome Studies. Front. Cho I, Blaser M J. The human microbiome: at the interface of health and disease. Nature Reviews Genetics 2012:13, 260-270.