Síndrome del intestino irritable: La dieta correcta

Un intestino irritable se manifiesta de manera diferente en cada persona afectada. No hay recomendaciones alimenticias generales para el síndrome del intestino irritable que los pacientes puedan seguir. Los alimentos que son la elección correcta para el síndrome del intestino irritable siempre dependen de las circunstancias individuales y de la gravedad de la enfermedad, así como de las posibles intolerancias alimentarias. Es importante averiguar qué alimentos o circunstancias son desencadenantes potenciales de la aparición de los síntomas del intestino irritable. Además del estrés, las preocupaciones, la falta de ejercicio y de sueño, la dieta a menudo desencadena síntomas del síndrome del intestino irritable.

La dieta adecuada para el síndrome del intestino irritable

Entonces, ¿qué se come cuando se tiene el síndrome del intestino irritable? El primer paso en los problemas gastrointestinales debe ser un examen minucioso por parte de un médico . Incluso una dieta balanceada y amigable con el estómago no alivia el síndrome del intestino irritable si otros factores desencadenan los síntomas o si hay otra enfermedad presente. Un examen de heces de laboratorio como el INTEST.pro de BIOMES puede dar pistas sobre si hay tendencias a intolerancias o alergias en tu intestino y cuáles son estas.
Si se excluyen las causas orgánicas y otras enfermedades intestinales crónicas, el siguiente paso es llevar un diario nutricional detallado. En este diario, tú, como persona afectada, registras todas las reacciones físicas a ciertos alimentos e información complementaria. Anota...
  • qué alimentos has consumido
  • el momento de la ingesta de alimentos
  • el tiempo y la intensidad de los síntomas
  • posibles actividades deportivas
  • las situaciones que estuvieron marcadas por el estrés o la ansiedad (con indicación del tiempo)
Esto permite identificar a los causantes del síndrome del intestino irritable a través de la alimentación. Esto se debe a que el síndrome del intestino irritable se caracteriza por la hipersensibilidad a ciertos estímulos. Dependiendo de la inclinación y sensibilidad del intestino, ciertos alimentos pueden promover la inflamación intestinal. Asimismo, los factores genéticos, las influencias ambientales o del entorno, los factores psicológicos o la interacción entre la microbiota personal (flora intestinal) y el sistema inmunológico pueden desempeñar un papel en las molestias intestinales.

Nutrición en el Síndrome del Intestino Irritable: La dieta baja en FODMAPs

Si un intestino no funciona como debería, a menudo no es capaz de dividir los alimentos en sus partes individuales y descomponerlos. Las sustancias restantes reaccionan entonces en el colon con las bacterias intestinales presentes allí. A menudo se producen gases que pueden causar flatulencia y dolor. Algunos de los llamados FODMAPs también retienen el agua en el intestino grueso y por lo tanto causan diarrea .
El término FODMAP está compuesto por las siglas en ingles de las sustancias que se consideran causantes de muchas molestias intestinales:

  • Fermentable Oligosaccharides
  • Disaccharides
  • Monosaccharides
  • And Polyols
  • En español se traduce como oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables.
Todas estas sustancias son carbohidratos o alcoholes del azúcar , que son componentes de muchos alimentos. Por ejemplo, se encuentran en el trigo y en el pan de centeno, en productos lácteos como el yogur y la crema, y en algunas frutas como las peras, las manzanas y las cerezas. .

Si se sospecha que los FODMAP causan síntomas del síndrome del intestino irritable, debes ajustar tu dieta en consecuencia. Es aconsejable comenzar con una dieta baja en FODMAP primero, en la que omitas completamente todos los alimentos que contengan FODMAP en tu dieta durante al menos cuatro a seis semanas. De esta manera, el estómago y los intestinos pueden deshabituarse. Si los síntomas mejoran durante este tiempo, es muy probable que se presente una intolerancia a una de las sustancias. A continuación, puedes probar los distintos alimentos individualmente a intervalos adecuados y comprobar su tolerancia.

Síndrome del intestino irritable y la alimentación: ¿Cuáles son las reglas?

La alimentación puede influir en el estómago y los intestinos de muchas maneras. Si sufres de síndrome del intestino irritable, debes seleccionar los alimentos de tu dieta en base a los límites de tolerancia que hayas establecido personalmente. A menudo es la cantidad de alimentos que comes lo que determina si tienes problemas gastrointestinales.
Los siguientes consejos de comportamiento pueden reducir los síntomas de un intestino irritado:

  • El cuerpo puede digerir varias comidas pequeñas mejor que unas pocas comidas que son abundantes y grasosas.
  • Masticar mucho y una comida relajada sin estrés y ajetreo facilitan la digestión.
  • Las personas afectadas deben evitar la cafeína y el alcohol.
  • Una gran cantidad de líquido es muy importante para el síndrome del intestino irritable - el agua y la fruta no endulzada y los tés de hierbas son los mejores.
  • Los alimentos que son demasiado picantes o muy salados promueven el síndrome del intestino irritable. Se recomienda una dieta suave.
Sin embargo, los pacientes con intestino irritable que deseen cambiar su nutrición no deben hacerlo por su cuenta sino bajo supervisión médica. También es importante que los afectados sean conscientes de que una dieta adecuada no cura la enfermedad, sino que sólo puede aliviar sus síntomas.

Diagnóstico del síndrome del intestino irritable: consejos de nutrición gracias a la prueba de heces

Con frecuencia se presentan ciertas alteraciones en la digestión, la utilización de calorías, la fuerza inmunológica, la síntesis de vitaminas, así como tendencias a las intolerancias y en general el estado de la flora intestinal – una prueba de heces puede proporcionar información al respecto. Con el INTEST.pro es posible un análisis intensivo de heces. Los expertos de BIOMES utilizan un procedimiento biotecnológico de última generación1para llegar al fondo de la causa de las dolencias intestinales.

Basándose en la microbiota personal, BIOMES prepara un panel de control en línea individualizado. Además de un análisis y evaluación detallados, también se incluyen recomendaciones que pueden ser útiles para la alimentación si, por ejemplo, existe la sospecha de síndrome del intestino irritable.

1. Cho I, Blaser M J. The human microbiome: at the interface of health and disease. Nature Reviews Genetics 2012:13, 260-270.