Colon irritable: ¿Qué ayuda contra un "intestino nervioso"?

Todo el mundo sufre de una sensación de saciedad, ya sea después de una exquisita comida familiar o cuando el apetito era simplemente demasiado grande. Sin embargo, si la diarrea, los calambres intestinales o las náuseas están acompañados y los síntomas se presentan regularmente, a menudo hay otra causa detrás de ello. El síndrome del intestino irritable puede ser un desencadenante de los diversos síntomas. Para realizar un diagnóstico fiable, son necesarios diferentes exámenes. También una prueba de heces puede proporcionar la información inicial, sobre la forma en que está compuesto el intestino y las bacterias que viven en él.
 

¿Qué es el síndrome del intestino irritable?

Existen muchos nombres para el síndrome del intestino irritable, por ejemplo síndrome del intestino irritable, síndrome de colon nervioso, síndrome del intestino irritable o síndrome del intestino irritable nervioso. Todos ellos se refieren a quejas en el tracto gastrointestinal, que pueden manifestarse en diferentes grados. Típicamente, las personas afectadas por dolencias intestinales crónicas como calambres estomacales e intestinales, flatulencia, estreñimiento, diarrea, acidez estomacal, náuseas o vómitos están afectados por esta enfermedad. A menudo, el síndrome del intestino irritable se acompaña del llamado „leaky gut“, una barrera intestinal perturbada y debilitada. No todos los síntomas ocurren, porque el síndrome del intestino irritable (SII) es muy individual. Esto hace que el diagnóstico sea muy difícil.
En general, el síndrome del colon irritable se considera inofensivo. Sin embargo, dependiendo de la gravedad de los síntomas, éstos restringen severamente a la persona afectada en su vida diaria. Para averiguar las causas, es esencial una visita al médico. La enfermedad puede ocurrir a cualquier edad y afecta tanto a mujeres como a hombres. En este país hay tanta gente que sufre de colon irritado que el síndrome de colon irritable es una enfermedad muy común.
Para ser diagnosticado como síndrome del intestino irritable una enfermedad intestinal debe cumplir con tres criterios según la "Guía S3 Síndrome del intestino irritable: Definición, fisiopatología, diagnóstico y terapia" de la Sociedad Alemana de Enfermedades Digestivas y Metabólicas (DGVS, por sus siglas en alemán) y de la Sociedad Alemana de Neurogastroenterología y Motilidad (DGNM, por sus siglas en alemán):

Existen dolencias crónicas (más de tres meses) que son claramente atribuibles al intestino y que por lo general implican cambios en las heces.

Las molestias son tan graves que es imposible una vida cotidiana normal.

No hay otras enfermedades intestinales.

Síndrome del intestino irritable: opciones de diagnóstico y terapia

Para averiguar si los síntomas se deben al síndrome del intestino irritable, los médicos suelen utilizar el procedimiento de exclusión . El primer paso es descartar enfermedades intestinales inflamatorias crónicas como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa o causas orgánicas como las úlceras, ya que éstas están asociadas con síntomas similares al síndrome del intestino irritable. Como regla general, el médico realiza ecografías y análisis de sangre, así como análisis gastrointestinales.
Por lo general, pasa mucho tiempo antes de que el médico pueda diagnosticar de manera confiable un intestino nervioso o irritable. Si se sospecha el síndrome del intestino irritable, se recomienda llevar un diario de alimentación.Esto hará que sea más fácil identificar los posibles desencadenantes de los síntomas y evitarlos en consecuencia. En dicho diario se incluyen, entre otros, los siguientes datos:

  • cuándo comiste algo
  • cuándo haciciste deporte
  • cuándo estuviste expuesto al estrés, la ansiedad o el dolor
  • cuándo ocurrieron los síntomas y qué tan severos fueron
ZAunque aún no se ha establecido la causa del síndrome del intestino irritable, está claro que la salud intestinal está influenciada por muchos factores, incluyendo factores psicológicos. Si la microbiota, es decir, las bacterias del intestino, pierden su equilibrio, los genes y los factores ambientales pueden promover la inflamación. Esto también puede ser causado por la interacción de las bacterias intestinales con el sistema inmunológico.

¿Qué influencia tiene la alimentación en el síndrome del intestino irritable?

Qué alimentos debes evitar como persona afectada depende de tus condiciones físicas y de tu tolerancia. En general, se recomienda una dieta sana, consciente y equilibrada. Además, es aconsejable no consumir ningún alimento hinchado o irritante. Esto incluye, por ejemplo, alimentos picantes, bebidas carbonatadas, frijoles, repollo, lentejas o café. Los alimentos crudos también pueden aumentar los síntomas del síndrome del intestino irritable.

Además, los llamados FODMAPs con frecuencia desencadenan síntomas en pacientes con síndrome del intestino irritable. Se trata de sustancias que el intestino no puede dividir y descomponer lo suficiente debido a su gran número de moléculas y las cuales provocan flatulencia y dolor de estómago. Los FODMAPs (Fermentable Oligo-, Di-, Monosacáridos y Polioles) incluyen algunos carbohidratos y alcoholes polihídricos. Como persona afectada, primero debes evitarlos y volver a acercarte a ellos lentamente después de unos meses. Al probarlos, descubrirás rápidamente si puedes tolerar algunos de los alimentos de este grupo. En este contexto, tomar complementos alimenticios probióticos también puede tener un efecto positivo en los intestinos.

Examinar la flora intestinal con INTEST.pro

La prueba de heces INTEST.pro te da la oportunidad de examinar tu microbiota más de cerca. Dado que el síndrome del intestino irritable a menudo se asocia con cambios en las deposiciones, una prueba de heces puede dar la primeros indicios del síndrome del intestino irritable. ¿Qué tiene de especial esta prueba? Los expertos en los laboratorios BIOMES utilizan métodos de análisis biotecnológicos de última generación1 para sacar conclusiones sobre la composición de la flora intestinal. Encontrarás todos los resultados agrupados en un detallado panel de control en línea de BIOMES, que garantiza tu privacidad.

1. Cho I, Blaser M J. The human microbiome: at the interface of health and disease. Nature Reviews Genetics 2012:13, 260-270.