Colitis ulcerosa: ¿Cuál es la dieta correcta?

Las personas con Colitis ulcerosa pueden haberse preguntado si su dieta afecta esta inflamación intestinal crónica. ¿Existen alimentos que puedan ayudar a la aparición de la enfermedad? ¿Qué alimentos previenen una recaída y previenen las molestias? ¿Necesito más de ciertos nutrientes que las personas que no sufren de colitis ulcerosa? Estas y otras preguntas son planteadas por muchas personas que han sido diagnosticadas con colitis ulcerosa.

Cualquiera que trate este tema descubrirá muy pronto que los efectos de la dieta en la colitis ulcerosa aún no se han investigado exhaustivamente . Además, se trata de un asunto muy individual. La ciencia supone actualmente que la nutrición no influye fuertemente en la aparición, pero sí en el proceso de una colitis ulcerosa.

Así que no te da colitis ulcerosa porque comiste algo mal. Pero sí es posible hacerle bien al intestino inflamado con los alimentos adecuados. Sin embargo, el punto de conflicto es que no existe una dieta definida que ayude a todos los pacientes con colitis ulcerosa por igual. Qué alimentos pueden ser tolerados por los afectados y cuáles no es posible que sea muy diferente para cada persona. No obstante, hay algunas recomendaciones sobre a qué prestar atención cuando se come con colitis ulcerosa para que el intestino inflamado no esté sobrecargado.

Alimentación para la colitis ulcerosa: averiguar qué es lo que le hace bien

Al igual que en las otras áreas de la terapia de la colitis ulcerosa, los pacientes también deben buscar ayuda respecto a su dieta. Un primer paso puede ser una discusión con el doctor a cargo del tratamiento. Llevar un diario de nutrición también puede ser útil. Por ejemplo, es conveniente anotar lo siguiente:

  • Tipo y número de comidas
  • Nombre y dosis de la medicación tomada contra la inflamación intestinal
  • Intensidad de los síntomas.

Las observaciones registradas en el diario pueden utilizarse para averiguar qué alimentos son buenos para los intestinos y cuáles no lo son en absoluto. Las intolerancias alimentarias como la fructosa o la lactosa también pueden detectarse de esta manera. En particular, la intolerancia a la lactosa es más común en la colitis ulcerosa.

Alimentación de la colitis ulcerosa: Esto es lo recomendado

Los pacientes con inflamación intestinal crónica siempre deben asegurarse de no estar desnutridos ni sufrir síntomas de deficiencia. Por lo tanto una dieta rica en nutrientes y una ingesta suficiente de calorías son muy importantes. Para garantizar un suministro adecuado de vitaminas y minerales, la dieta debe estar compuesta en gran medida por los siguientes componentes:
Básicamente, esta es una dieta que también es buena para los intestinos de las personas sanas. A menudo se aconseja no seguir una dieta muy rica en grasas, alcohol y consumo frecuente de carne. Incluso se sospecha que las grasas lácteas y la grasa de coco desencadenan una recaída de la enfermedad. Debe prestarse especial atención al suministro de cinc y hierro. Por un lado, estos dos minerales refuerzan las defensas inmunitarias y, por otro, los pacientes con colitis ulcerosa sufren a menudo de una deficiencia de hierro.

Dieta durante una recaída de colitis ulcerosa

En una fase aguda de la enfermedad, las personas que la padecen deben prestar más atención a su dieta. Para aliviar el intestino inflamado, algunos pacientes tienen que cambiar a los líquidos. Si el episodio es particularmente grave, puede ser de ayuda una nutrición parenteral en la que los nutrientes entran en el torrente sanguíneo directamente a través de la infusión. El intestino se conserva y puede sanar en reposo.

Sin embargo, la nutrición líquida o parenteral no siempre son necesarias para todos los pacientes. Con frecuencia es suficiente con que los pacientes cambien a una dieta blanda. Esta se compone de alimentos ligeros como la avena, que se caracterizan por las siguientes propiedades:
En una fase aguda de la enfermedad, también es importante no consumir demasiadas fibras. También deben evitarse los alimentos flatulentos como el repollo, que podrían sobrecargar innecesariamente los intestinos.

Consejo extra para la salud intestinal

Todas las recomendaciones dietéticas para la colitis ulcerosa deben ser probadas por los propios pacientes. Esta es la mejor manera de averiguar qué dieta funciona mejor. En cualquier caso, es conveniente experimentar con los cultivos probióticos que se encuentran de forma natural en el yogur y el kéfir, por ejemplo. La ingesta regular de estos cultivos, que también es posible con la ayuda de complementos alimenticios con probióticos, ha mostrado un éxito prometedor en el tratamiento de la colitis ulcerosa. En cada caso apoyan la flora intestinal, que por supuesto no es inmune a la inflamación crónica. El estado de la flora intestinal se puede determinar fácilmente con INTEST.pro de BIOMES. Esta prueba se utiliza para examinar el microbioma, la totalidad de los microorganismos en el intestino. Simplemente pide el test, toma una muestra de heces en casa y envíala. El resultado detallado de la prueba también contiene consejos útiles para un intestino sano.