Antibióticos

Los antibióticos son medicamentos habituales para tratar enfermedades infecciosas bacterianas porque se basan en la acción de inhibir y destruir microorganismos en el cuerpo humano. Sin embargo, en los últimos años, los estudios científicos han investigado los efectos secundarios negativos, cuyo resultado muestra que los antibióticos no solo destruyen los patógenos (es decir, las bacterias no deseadas), sino también las bacterias benéficas esenciales para la salud y el bienestar de los seres humanos.
 

Influencia de los antibióticos en nuestra flora intestinal

Esta influencia negativa sobre la flora intestinal se refleja en un número muy reducido de bacterias intestinales y en el hecho de que la flora intestinal no se recupera durante un largo período de tiempo, ya que no todas las bacterias intestinales se regeneran automáticamente tras el tratamiento con antibióticos. Por lo tanto, la ingesta de antibióticos puede provocar un desequilibrio bacteriano patológico, también denominado disbiosis.

Un estudio realizado por el Marine Biological Laboratory en colaboración con la Universidad de Stanford (Estudio Woods Hole, Palo Alto, California) mostró que los participantes tenían entre 3300 y 5700 tipos diferentes de bacterias en el intestino antes de tomar antibióticos, los cuales se redujeron en un tercio tras la ingesta. Todos los demás tipos de bacterias cambiaron en proporción, por lo que se puede hablar de disbiosis. El equilibrio de la flora intestinal no se restableció en cuatro semanas ni en seis meses tras la ingesta de antibióticos, ya que algunas cepas de bacterias no se habían recolonizado. Por lo tanto, el estudio demostró qué efectos negativos a largo plazo tienen los antibióticos en la flora intestinal de las personas.
~33%

de los tipos de bacterias


del cuerpo suelen desaparecer al tomar antibióticos.
6

meses


después de haber ingerido antibióticos, la flora intestinal aún no está equilibrada.

El círculo vicioso de las infecciones

Además de problemas intestinales, un desequilibrio en el intestino puede provocar el desarrollo de reacciones autoinmunes, el debilitamiento del sistema inmunitario, intolerancias alimentarias, obesidad, adiposis e incluso trastornos mentales.

La ingesta de antibióticos puede iniciar un círculo vicioso que debilita el sistema inmunitario y que favorece la proliferación de infecciones, como las infecciones fúngicas. Dichas infecciones suelen comenzar pocas semanas después de tomar antibióticos y requieren el tratamiento con medicamentos.

Por lo tanto, cada persona debe evaluar si existe una alternativa a los antibióticos. Hable detenidamente con su médico sobre el tema. Él le ayudará a encontrar posibles alternativas. Si resulta inevitable tomar antibióticos, resulta útil explicar cómo se puede restaurar el equilibrio de la flora intestinal tras la medicación.
 

Los antibióticos ponen en riesgo nuestro bienestar

El intestino es tu segundo cerebro. Ningún órgano es tan importante para tu bienestar natural como tu intestino. Es el órgano más grande del cuerpo humano.

Regula aproximadamente el 80% de todas las reacciones inmunológicas y tiene una gran influencia en los procesos de nuestro cerebro a través del eje cerebro-intestino. Por lo tanto, te sentirás mal si tu flora intestinal se desequilibra. Las bacterias intestinales regulan nuestra digestión, la defensa contra los patógenos y la fuerza del sistema inmunológico.Vivimos con billones de microorganismos en una relación simbiótica

Descubre si tu flora intestinal está desequilibrada

Antes de restaurar el equilibrio de tu flora intestinal y, posiblemente, incluso antes de decidirte a limpiar tus intestinos, deberás conocer el estado en el que se encuentra tu flora intestinal. Un tratamiento intestinal con antibióticos puede tener efectos muy diferentes en la composición de las cepas bacterianas presentes en tus intestinos. La prueba INTEST.pro, que puedes realizar tú mismo en casa, te permitirá descubrir las bacterias intestinales que debes potenciar.

Con laINTEST.pro, recibirás todo lo que necesitas para realizar la prueba en casa fácilmente: un bastoncillo de algodón estéril para tomar una muestra de heces de un papel del váter; un tubo para muestras con una solución para preservar el ADN de las bacterias intestinales y un sobre prefranqueado con la dirección impresa para enviar la muestra al laboratorio de BIOMES.

Entre dos y cuatro semanas más tarde, los resultados de tus análisis te ofrecerán información sobre distintos aspectos de tu estado intestinal. Recibirás también recomendaciones nutricionales, así como un programa nutricional.

Esta es la información que podrás conocer:
  • ¿Ha reducido el antibiótico la diversidad de tu bacteria intestinal?
  • ¿Hasta qué punto está intacta tu mucosa intestinal?
  • ¿Cómo son los factores de inflamación y estreñimiento?
  • ¿Cómo digieres determinados componentes alimenticios?
  • ¿Cómo apoyan las bacterias a tu sistema inmunitario y a la síntesis de vitaminas?
  • ¿Cómo digieres determinados componentes alimenticios?
  • ¿Careces de las bacterias necesarias para digerir la lactosa y la fructosa?
  • ¿Absorbes más calorías de las necesarias procedentes de los alimentos debido a las bacterias presentes en tu intestino?