Bacterias firmicutes: por qué son importantes

¿Te ha pasado que con solo echarle un vistazo a un delicioso trozo de pastel, puedes sentirlo en tus caderas? o ¿ eres de esas personas que pueden comer lo que quieran sin engordar? Si este es tu caso, mucha gente te envidiará. Te diremos cómo tu flora intestinal influye en esto; el equilibrio entre las dos cepas bacterianas dominantes, Firmicutes y Bacteroides, es notable en el peso corporal, entre otras cosas.

¿Qué son las bacterias firmicutes?

Hoy en día, se admite cada vez más que el intestino y su flora – constituida por la totalidad de los microorganismos que lo colonizan – son decisivos para la eficacia y defensa de nuestro sistema inmune. Muchos estudios científicos arrojan luz sobre el funcionamiento y la interacción de los microorganismos, así como sobre la interacción entre ellos y nosotros, los organismos huéspedes. Constantemente surgen nuevos descubrimientos y uno de ellos es que las llamadas bacterias Firmicutes son un componente importante para la salud y el bienestar humanos.

La Phylum firmicutes es una bacteria intestinal – una de las muchas y pequeñas ayudantes pero con una gran influencia. Por cierto, Phylum significa cepa o cepa bacteriana y estas cepas firmicutes se encuentran, según los descubrimientos actuales, entre los microorganismos más útiles para la flora intestinal humana, junto con las bacteroidetes. Si estos microorganismos pierden su equilibrio, se pueden producir problemas de salud para el organismo huésped, es decir, para nosotros, los seres humanos. Este desequilibrio de la flora intestinal recibe el nombre de disbiosis.

¿Cómo actúan la firmicutes en el intestino?

Los análisis muestran que las personas con sobrepeso albergan en sus intestinos más bacterias Firmicutes y menos Bacteroides que las personas delgadas. La causa del aumento del peso corporal es bastante fascinante, ya que el cerebro y el intestino se comunican entre sí. Los microbios presentes en el intestino envían información al cerebro, que responde mediante las reacciones del cuerpo. Por lo tanto, es muy importante que se mantenga un sano equilibrio en la flora intestinal. Dependiendo de su composición, las señales al cerebro y la reacción del cuerpo a ellas cambian. En nuestro caso, este mecanismo fisiológico tiene los siguientes efectos:

Si los Bacteroides predominan por encima de los Firmicutes, el intestino es menos eficiente a la hora de obtener energía de los alimentos. Esto significa que tienes que comer más comida para obtener la misma cantidad de energía. ¿Pero hay que comer mucho más? No todo el mundo puede hacer eso. Esto supone que el peso corporal se mantiene relativamente constante en este caso.

Sin embargo, si las bacterias Firmicutes son mayoría y su población aumenta en un 20 por ciento, por ejemplo, el cuerpo puede absorber alrededor de un diez por ciento diario más de calorías por la misma cantidad de alimentos. Si no se queman estas calorías a través del deporte u otro tipo de ejercicio físico, transcurrido un tiempo se observará el correspondiente aumento de peso. Extrapolado a un año, esto puede fácilmente suponer un aumento de peso de varios kilos. Sin embargo, no solo los kilos suben o bajan con el desequilibrio, sino que la diversidad bacteriana en el tracto digestivo también disminuye, sin importar cuál de las dos cepas bacterianas predomina.

La conclusión es, pues, la siguiente: el microbioma de cada persona– es decir, su flora intestinal – influye en el peso corporal de una manera nada desdesñable. Un desequilibrio perturba la actividad intestinal, debilita las defensas propias del organismo y, por lo tanto, puede ser un factor determinante de enfermedades secundarias promovidas por el sobrepeso como la diabetes mellitus tipo 2. Una baja diversidad de bacterias en el microbioma también promueve la inflamación.

¿Cómo puede desequilibrarse la flora intestinal?

Esto puede tener causas muy diferentes. Un problema importante, a día de hoy, es el uso excesivo de antibióticos, ya que estos combaten las bacterias sin distinguir entre las útiles, como por ejemplo, las Firmicutes y las dañinas. Si se utilizan de forma continua, existe el riesgo, además, de que se desarrolle una resistencia. En el peor de los casos, los microorganismos que el antibiótico debe combatir sobrevivirán, mientras que las cepas útiles de bacterias presentes en el intestino se verán afectadas. Además, muchos animales de granja reciben antibióticos y estos entran en nuestros cuerpos a través de la carne de los animales.

El uso regular de laxantes también puede alterar el frágil equilibrio, ya que existe el riesgo de que las bacterias intestinales beneficiosas se pierdan en cantidades demasiado grandes. Las enfermedades intestinales con diarrea y los cambios en el tejido inflamatorio también pueden perturbar la flora intestinal.

En general, la nutrición es un factor importante para la salud intestinal. Con los complementos alimenticios probióticos adecuados puedes apoyar a tu microbioma.


Antibióticos


Laxantes


Enfermedades


Nutrición

¡Analiza tu microbioma!

¿Te interesa conocer la composición de tu flora intestinal y quieres saber si tu microbioma está equilibrado? Gracias a los más modernos avances en biotecnología, ahora tienes la oportunidad de saber más. No es necesario someterse a un complejo examen médico, con la ayuda de los métodos más modernos, el ADN microbiano (no el ADN humano) puede examinarse muy fácilmente. El INTEST.pro de BIOMES es un método moderno para el análisis del ADN microbiano. Envía una pequeña muestra de tus heces al laboratorio de BIOMES y los científicos la emplearán para determinar la composición de tu microbioma. Posteriormente, obtendrás una visión general de la composición de tu flora intestinal.

Además de los resultados del test, también recibirás recomendaciones personalizadas.
Analiza tu flora intestinal
Descubre lo que tu cuerpo necesita