Perder peso rápido: Éxito incluso sin una dieta radical

Las vacaciones en la playa se acercan, una entrevista de trabajo es inminente: Hay muchas razones para perder peso rápido. Las promesas de éxito son muchas: "10 kilos menos en sólo 14 días" o "20 kilos menos con la dieta de la sopa de col". Desafortunadamente no es tan simple. El adelgazamiento a largo plazo y saludable se realiza mejor sin una dieta radical – y aún así no tiene que durar mucho tiempo.

Dietas radicales: perder peso rápido y subir de peso igual de rápido?

En la mayoría de los casos, los programas de dieta radical se basan en reglas estrictas y una selección limitada de alimentos. Estas pueden ser sopas de col, batidos de proteínas o jugos de verduras. Todos estos conceptos de dieta tienen una cosa en común: la reducción radical de la ingesta de calorías permite perder peso rápido. Desafortunadamente, estos métodos son a menudo unilaterales, por lo que su cuerpo no recibe nutrientes importantes. Esto no sólo puede resultar en diferentes síntomas de deficiencia – también contrarresta tu éxito a largo plazo.
Los carbohidratos son proveedores de energía: Por lo tanto, la falta de éstos puede conducir a una disminución del rendimiento o a problemas de circulación.

Si falta proteína a largo plazo, esto puede debilitar tu sistema inmunológico y retrasar tu recuperación después de una enfermedad. La deficiencia de proteínas también conduce la pérdida de masa muscular.

Una dieta baja en fibra puede resultar en estreñimiento y problemas digestivos. Además, un metabolismo más lento reduce la quema de grasa.
En resumen: la falta de nutrientes daña la salud y debilita el cuerpo. El bajo consumo de calorías durante la dieta también conduce al famoso efecto yoyo. Tu metabolismo se retarda, quemas menos calorías, tu ritmo metabólico basal disminuye. Dado que el tejido muscular se transforma en glucosa y, por lo tanto, en energía, tu cuerpo reduce primero la masa muscular cuando hay escasez de alimentos. Esto a su vez afecta su tasa metabólica basal, la cual continúa disminuyendo. Si vuelves a tus hábitos alimentarios normales después de la dieta, tu peso corporal aumentará más rápidamente debido a la baja tasa metabólica basal, a menudo incluso por encima de tu peso inicial.

Perder peso rápidamente: Estrés para el cuerpo

Una dieta estricta significa estrés. Tu cuerpo puede reaccionar con la liberación de la hormona cortisol. Esta "hormona del estrés" tiene un efecto negativo sobre el nivel de insulina e inhibe la descomposición de la grasa. Un nivel alto de cortisol también estimula el apetito, mientras que al mismo tiempo afecta el efecto de la hormona de saturación leptina.

Una dieta desequilibrada también puede alterar su flora intestinal. Si consumes una dieta desequilibrada durante un período de tiempo más largo, se puede desarrollar un desequilibrio en sus intestinos a favor de las bacterias Firmicutes. Estas bacterias pueden descomponer las grasas y los azúcares especialmente bien, de modo que pueden aportar hasta un 10 por ciento más de calorías a los alimentos. También tendrás más apetito por los dulces y las grasas. Bajar de peso rápido se vuelve aún más difícil en este estado.
 

¿Cómo puedes perder peso rápidamente sin perjudicar tu salud?

Aquellos que quieren perder peso rápidamente y mantener su peso permanentemente no pueden evitar un cambio en la dieta. Una dieta sana y rica en fibras fortalece el cuerpo y estimula el metabolismo. La fibra dietética también ayuda a mantener el equilibrio saludable de las bacterias en los intestinos y ayuda a reducir la cantidad de bacterias Firmicutes a un nivel normal. Gracias al INTEST.pro obtendrás una visión general de la composición bacteriana de tu flora intestinal antes de que cambies tu dieta. Para ello se envía una muestra de heces a los laboratorios de BIOMES, donde se analiza conforme a los últimos métodos biotecnológicos.1 Con la ayuda de la prueba descubrirás qué bacterias intestinales debes apoyar con tu alimentación para perder peso con éxito a largo plazo. Recibirás entonces recomendaciones personalizadas que te acercarán a tu objetivo.

Perder peso rápidamente: Primeros consejos para empezar

Para que recibas todos los nutrientes importantes durante tu cambio de dieta y puedas perder peso de forma efectiva, debes prestar atención a los siguientes puntos:

Reduce el estrés y toma un descanso de la vida cotidiana estresante. Los ejercicios de relajación o la meditación pueden ayudar.
Agrega alimentos saludables, ricos en vitaminas y minerales (como frutas y verduras) a tu dieta. Son bajos en calorías, ricos en fibra y saludables.
Una dieta rica en fibra no sólo te mantiene lleno por más tiempo, sino que también promueve la digestión y ayuda a mantener el equilibrio bacteriano en los intestinos. Los productos integrales, los frutos secos, las verduras y las frutas son ricos en fibra.
Bebe lo suficiente, idealmente al menos 1,5 litros de agua o té de hierbas al día. Suficiente líquido apoya a tu metabolismo y ayuda a desintoxicar tu cuerpo.

Duerme lo suficiente: Con siete a ocho horas de sueño por noche tu metabolismo funcionará mejor.
Entre el 50 y el 60 por ciento de las calorías que consumes todos los días deben ser carbohidratos complejos; se encuentran en productos de granos enteros, verduras frescas y frutas.

Del 15 al 20 por ciento de tu consumo diario de calorías deben ser proteína; las buenas fuentes de proteína son las legumbres, nueces, lentejas y guisantes.
Tampoco deberías evitar la grasa. Aproximadamente el 25 por ciento de las calorías que necesitas debe provenir de aceites vegetales de alta calidad como el de oliva, colza, lino o nuez.

El entrenamiento de resistencia y entrenamiento de fuerza fortalecen tu cuerpo y aumenta la quema de grasa.

Una dieta variada y rica en fibra puede mejorar de forma sostenible tu calidad de vida y tener un efecto positivo en tu salud. Tu cuerpo puede trabajar mejor para ti y perder peso es rápido y fácil sin la molestia de una dieta de choque.

1. Cho I, Blaser M J. The human microbiome: at the interface of health and disease. Nature Reviews Genetics 2012:13, 260-270. https://www.nature.com/articles/nrg3182