Tiempo de lectura: 3 Min.

Si pasas demasiado tiempo en el baño...

Sudar durante una sesión en el inodoro significa que algo está mal con tu flora intestinal. Normalmente debería deslizarse en el inodoro. Cuando existe estreñimiento, todo se acumula en el intestino y a veces deja de funcionar o trabaja con gran dificultad. Incluso si esto no sucede, es posible que sientas que estés a punto de estallar. ¡Es terrible!

De vez en cuando una constipación intestinal, que es el término técnico para el estreñimiento, no es razón para entrar en pánico. De hecho, el estreñimiento no se diagnostica a menos que tengas una extensa sesión en el inodoro menos de tres veces por semana,o si tienes que hacerlo regularmente pero nada funciona sin presionar.

Los tiempos difíciles surgen en el colon

Tu intestino mide ocho metros de largo y procesa alrededor de 30.000 toneladas de alimentos y 50.000 litros de líquido durante tu vida. Un logro notable, ¿verdad?

En circunstancias normales, la forma de comer es la siguiente: empuja a través del esófago hacia el estómago. Tritura los alimentos, el ácido estomacal descompone todos los gérmenes y divide las proteínas. Luego pasa al intestino delgado. Allí se neutraliza la pasta alimenticia y la bilis diluye todas las grasas en pequeñas gotas, que se distribuyen por todas partes. Las enzimas del páncreas descomponen los carbohidratos y las proteínas se descomponen aún más.

 

Dein Darm mag Verstopfungen genauso wenig wie du.

El intestino delgado libera todos los nutrientes como vitaminas y minerales en la sangre, para ser distribuidos por todo el cuerpo. Ahora se dirige al colon o intestino grueso. Allí se extrae agua del quimo, las bacterias siguen trabajando en ello y las células intestinales forman moco para transportar el quimo suavemente hacia el exterior. Esto se hace por el recto, al final del cual se encuentran dos esfínteres, el interior y el exterior. En el colon y el recto, se suele originar el problema mayormente si se padece de estreñimiento. Existen muchas causas como las enfermedades, la mala nutrición, el estrés o el disgusto a los inodoros extraños

¿Lo“ aplastas „en un ambiente extraño?

Entonces eres un candidato para el estreñimiento. Si regularmente te niegas a ir al baño (por ejemplo, en el trabajo), ya que habrá congestión en tu intestino. Los alimentos que han sido procesados por las bacterias en el colon no pueden salir por el recto porque tú controlas el esfínter externo. Mientras que el quimo permanece más tiempo del necesario, los microbios, es decir, las bacterias, continúan trabajando extrayendo cada vez más agua de la comida hasta que tus secreciones intestinales se reducen al punto de terminar tan duras como briquetas de carbón.

¿Quizás ya has estado estreñido durante tus vacaciones? La mayoría de las veces se debe al cambio de lugar y de comida. El clásico es el pan blanco, que es casi el único tipo de pan en muchos países. Si eres generalmente del tipo de grano entero, tus intestinos no aguantarán estos carbohidratos y lo llenarán. Sin embargo, después de unos días, la flora intestinal suele volver a regularse por sí misma.

Cuando el colon trabaja roncando

El estrés, una dieta deficiente o muy poco ejercicio pueden hacer que el colon sea lento y perezoso. Ya que luego necesita el doble de tiempo para canalizar todo hacia el recto. Mientras tanto, más y más agua está siendo removida de los alimentos y la comida digerida se vuelve más compacta y seca. Al mismo tiempo, más comida viene de la parte superior del intestino delgado, lo que conduce a la congestión y al desagradable estreñimiento. Los primeros auxilios son movimiento e ingerir mucha agua para estimular de nuevo la actividad intestinal. Si usas laxantes, asegúrate de tomar la dosis correcta y no la tomes con tanta frecuencia. De lo contrario, será todo un enredo para tu intestino.

Si te estriñes a menudo, puedes comprobar algunas cosas por ti mismo:

  1. ¿Cómo es tu dieta?
  2. ¿Consumes suficiente fibra, como frutas, verduras y productos integrales?
  3. ¿Cuánto alcohol y café bebes?
  4. ¿Tomas medicamentos?
  5. ¿Tienes estrés laboral o privado?
  6. ¿Duermes bien y lo suficiente?

Todos estos son factores que influyen en tu flora intestinal. La cual consiste en billones de bacterias que se encargan de tu digestión.

Con una prueba puedes saber cómo se encuentra tu flora intestinal. Descubrirás cómo utilizas tus alimentos, cómo digieres la fibra, cómo quemas carbohidratos y grasas, si tienes tendencia a la intolerancia a la fructosa, la lactosa o el gluten, a cuál de los tres tipos de flora intestinal perteneces, qué tan fuerte es tu sistema inmunológico y si tu flora intestinal está en equilibrio. INTEST.pro es una autoprueba que puedes realizar fácilmente en casa.

El set incluye un hisopo de algodón con el que se toma una pequeña muestra de heces y se introduce en un tubo que se envía en un sobre a nuestro laboratorio. Nuestros científicos harán un perfil de tu flora intestinal y te darán recomendaciones sobre cómo hacer feliz a tu organismo. Esto también te hará feliz, si te sientes saludable la sesión en el baño será completamente confortable y placentera.