Tiempo de lectura: 3 Min.

Aprende cómo tus miles de millones de bacterias siempre están ahí para ti

En el departamento de limpieza de una farmacia, hay mucho que ofrecer para matar bacterias. Pero, ¿son las bacterias tan malas como su reputación? Como siempre, son sólo unos pocos los que arruinan la imagen de todo un grupo. Las bacterias viven dentro de ti, en ti y contigo - pacíficamente. Los científicos hablan del microbioma. Con esto se refieren a todas las bacterias que se encuentran en tu cuerpo. La mayoría de ellas viven en el colon, la llamada flora intestinal. La cual consiste en al menos 400 cepas bacterianas diferentes. Por ello trabajan para utilizarte como anfitrión. Es una situación en la que todos ganan, en la que tu y tus bacterias intestinales viven. Si a ellos les va bien, se aseguran de que a ti te vaya bien. Digieren tu comida, te dan vitaminas y fortalecen tu sistema inmunológico. La composición de la flora intestinal varía en cada persona. Es como tu huella dactilar, sólo existe una en todo el mundo y sin embargo, se parece de alguna manera a todas las demás huellas dactilares. Los genes también juegan un papel en la composición de la flora intestinal, pero existen muchos otros factores..



Tu nacimiento es el nacimiento de tu flora intestinal

Du bist immer umgeben von Billionen von Mikroorganismen

Tus primeras bacterias las recibiste durante el parto. A través de la flora vaginal de la madre, el bebé absorbe el primer gran lote de bacterias. Poco después, se agregan más bacterias a través de la piel de la madre y el ambiente. En un hospital suele ser muy estéril, en un parto domiciliario vuelan más bacterias que determinan la flora intestinal del bebé. Los que nacieron por cesárea absorben sus bacterias exclusivamente a través del ambiente y la piel de la madre, ya que en este caso no hay contacto con la flora vaginal.

Tu primera flora intestinal te protege principalmente de los agentes patógenos. Poco después del nacimiento se añaden las bacterias del ácido láctico de la leche de la madre. Son un verdadero refuerzo para tu sistema inmunológico, porque al principio apenas tienes anticuerpos en la sangre. Los llamados niños biberón tienen la flora intestinal de un adulto mucho antes. La variedad es mucho mayor, pero hay menos bacterias lácticas como las bifidobacterias. Esto puede causar problemas digestivos, pero la mayoría se reflejan cuando los bebés reciben su primera papilla.

 




El poder inmunológico de la flora intestinal

Hay diferentes bacterias en diferentes países. Esto tiene que ver con las condiciones higiénicas, pero también con el clima respectivo. Por consiguiente, tu origen también influye en tu flora intestinal. Cuantas más bacterias haya en tu entorno, mayor será la diversidad de tu flora intestinal. Y se puede ver que las bacterias no siempre son igual de dañinas, este hecho se puede ver cuando los niños chupan o se meten todo en la boca, desde bloques de construcción hasta calcetines y arena. La flora intestinal asegura que todas las bacterias dañinas sean combatidas inmediatamente. Las bacterias intestinales predominantemente buenas mantienen el medio ambiente en el intestino hermosamente ácido, esto priva a los patógenos de la base de la vida y mueren o permanecen en pequeñoa población, para que no puedan hacerte daño. Y mientras luchan contra los invasores, las bacterias digieren también tu comida. Además extraen nutrientes importantes como las vitaminas B2, B12 y K de los alimentos y los ponen a disposición de los órganos..

 



Eres lo que comes

Tu estilo de vida también contribuye a la composición de tu flora intestinal. Las Frutas, verduras y Schau genau hin wo sich die guten Bakterien befindenlos cereales proporcionan una valiosa fibra. La cual representa un alimento preciado y un medio de vida para las bacterias intestinales. Así las bacterias buenas pueden multiplicarse continuamente y las bacterias malas no generan daño alguno. Si también comes regularmente yogur natural, kéfir, quark o verduras fermentadas como el chucrut, esto tendrá un efecto positivo en tu salud intestinal. Cuanto mejor comas, mejor será tu flora intestinal y trabajara sin problemas para ti y tu salud. Se vuelve difícil para ella si consumes demasiado alcohol, azúcar y alimentos procesados industrialmente. El chocolate, la pizza, la cerveza y el vino son para tus bacterias intestinales malas particularmente sabrosas - ¿quién puede culparlas? Sin embargo, causan caos en tu flora intestinal. Si las bacterias malas se multiplican, las bacterias buenas difícilmente podrán controlarlas. Además, la mucosa intestinal de la pared intestinal se perfora, por lo que las bacterias malas pueden pasar y migrar a través del torrente sanguíneo a otros órganos. Allí pueden causar inflamación y tú sabes que eso no significa nada bueno para tu salud. Una buena comida o un fin de semana de barbacoa con bistecs y pan blanco puede hacerle frente a tu flora intestinal. Apoyala de antemano con una dieta equilibrada o con probióticos como suplemento dietético, así te mantendrás en forma y saludable. Los probióticos ayudaran a tu flora intestinal incluso en situaciones extremas, que cada uno de nosotros ha experimentado alguna vez. Esta puede ser una fase muy estresante en tu vida con mucho trabajo y poco sueño o una enfermedad que necesitas curar. Tus bacterias intestinales se llevan todo con ellas, así que agradeceles por su gran trabajo y también apoyalas con probióticos y buena comida. Esto es especialmente importante si tienes que tomar antibióticos. Estos deben combatir las bacterias en tu cuerpo que han provocado la enfermedad. El problema es que los antibióticos no distinguen entre bacterias buenas y malas, por eso luchan contra todo. Desafortunadamente, toma mucho tiempo para que tu flora intestinal se recupere. Apoyala con probióticos, de esta manera tus bacterias intestinales se regenerarán de forma rápida y sostenible y en menos de lo esperado estarán ahí para ti y tu salud.

Obtén más información sobre el test intestinal INTEST.pro

¿Cómo analizamos tu flora intestinal? ¿En qué consiste el test exactamente ? ¿Dónde puedes comprar el INTEST.pro?
¿Y cómo protegemos tus datos?


→ Más Información